Catedral de San Esteban de Viena
   
  La catedral de San Esteban
  Administración de la catedral
  Cabildo capitular
  Construcción de la catedral
  Asociaciones
  Horario de apertura
  DOMSHOP
  Oficios religiosos
  Confesión y diálogo
  Visitas guiadas
  Música de la catedral
  Coros invitados
  Conciertos y actividades
  Archivo de la catedral
  Contacto
  Pie de imprenta


 
 
 
Official sponsorship partner

www.smasung.at


La catedral de San Esteban Cabildo capitular

Cabildo capitular  de San Esteban

Es un fundación del duque Rudolf IV, que hoy asesora al obispo y se encarga de la catedral

 

Monseñor Mag.
Dr. Ernst Pucher
Preboste catedralicio /
Canónigo doctoral
Miembro del cabildo capitular desde:
12.04.1990

Prelado 
Canónigo consultor 
Karl Rühringer
Decano de la catedral
Miembro del cabildo capitular desde:
15.08.2001

Catedrático de universidad
Prelado 
Dr. Josef Weismayer
Canónigo custodio
Miembro del cabildo capitular desde:
03.06.2001

 

Canónigo consultor
Prelado 
Dr. Matthias Roch
Vicario episcopal
Miembro del cabildo capitular desde:
01.10.1997

Canónigo monseñor 
Dr. Walter Mick
Canciller episcopal
Miembro del cabildo capitular desde:
01.10.1998

Canónigo monseñor 
Mag. Franz Schuster
Miembro del cabildo capitular desde:
23.05.1999

 

 

Canónigo 
Mag. Anton Faber
Párroco de la catedral
Miembro del cabildo capitular desde:
01.11.2000

Mag. Dr. Franz Scharl 

Obispo auxiliar

Miembro del cabildo capitular desde:
23.04.2006



Lic. ing. Mag.
Stephan Turnovszky
Obispo auxiliar
Miembro del cabildo capitular desde:
12.05.2008

 

 

 

Monseñor Dr.
Michael Landau
Director de Caritas
Miembro del cabildo capitular desde:
30.05.2008 

Catedrático de universidad
Dr. Rudolf Prokschi
cabildo capitular
Miembro del cabildo capitular desde:
01.09.2010

Lic. Dr. Nikolaus Krasa
Vicario general
Miembro del cabildo capitular desde:
30.05.2008



El cabildo capitular ...


...es una corporación clerical de alto rango en una iglesia catedral; es una colectividad que ora para mayor honra de Dios, determina la celebración de oficios religiosos solemnes y que ayuda al obispo en sus funciones de senado y consejo. Esta antiquísima institución jurídica encarna el desvelo de la iglesia por el culto, alivia las tareas de la administración episcopal y, en cierta manera, forma un "contrapeso" frente a la potestad de gobierno episcopal.



El cabildo capitular  comenzó a formarse en el clero de la ciudad episcopal. Desde el siglo IV se formó una cierta congregación del clero catedralicio con un tipo de "vita communis" (vida común). El nombre de "cabildo capitular" proviene inicialmente de la lectura en voz alta del Libro de Reglas capítulo a capítulo.


 

Había diferentes dignidades: el preboste era la cabeza máxima del cabildo; el decano era responsable de la disciplina, la administración del patrimonio y de los oficios religiosos; el custodio era el encargado de los oficios religiosos, el tesoro de la catedral y de las reliquias; el chantre era responsable de la liturgia y del coro y el maestrescuela estaba encargado de la vigilancia de las escuelas catedralicias y monacales. Un cabildo capitular así surgió en 1365 también en la, a la sazón, iglesia parroquial de San Esteban de Viena que desde el principio estuvo estrechamente relacionada con la historia del país.



Con la fundación el 16 de marzo de 1365 de un cabildo de colegiata exento de la autoridad del obispo (que es el actual cabildo capitular) en la iglesia de San Esteban, que entretanto se había ampliado suntuosamente en estilo gótico, logró el joven duque Habsburgo Rudolf IV el Fundador († 1365) crear una condición previa básica para convertir "su" iglesia de San Esteban en catedral.

 


Pero sólo cien años después, en 1469, logró el emperador Federico III († 1493), con motivo de una peregrinación a Roma, que el Papa Pablo II autorizara la fundación de dos pequeños obispados en Viena y Wiener Neustadt.
Con la bula "In supremae dignitatis specula" del 18 de enero de 1469 se hizo la fundación canónica del obispado de Viena. Pero la promulgación solemne no se hizo  hasta el 17 de septiembre de 1480, retraso debido a la tenacidad de las protestas del obispo de Passau.

En este caso especial de San Esteban fue necesario ante todo eludir la objeción de Passau (el patronato de la iglesia de San Esteban era una cuestión controvertida entre el duque y el obispo) utilizando la vía de un complicado proceso de fundación. Para ello se dirigió Rudolf, tras la muerte de su padre Albrecht II en el año 1358, al Papa con el ruego de poder fundar una colegiata en la capilla que éste había construido en palacio. Inocencio VI aprobó esta santa empresa con dos bulas fechadas el 31 de diciembre de 1358. En la primera se determinaba la composición del cabildo de colegiata con un preboste, quien -de forma similar a un obispo- podía llevar  todas las insignias pontificales, 24 canónigos y 26 capellanes y sus prebendas; la segunda determinaba la exención del cabildo a fundar tanto de la jurisdicción del arzobispo de Salzburgo como del obispo de Passau.

El 16 de marzo de 1365 certificaron los tres comisarios papales (el obispo Johannes de Gurk, el obispo Heinrich de Lavant y el abad escocés Clemens de Viena) el nombramiento de  San Esteban  como iglesia colegiata llevado acabo ese día con la autoridad del Papa así como la fundación del cabildo de colegiata en ella misma que desde entonces y hasta hoy sigue existiendo primero como cabildo capitular y luego (a partir de 1722) como  cabildo metropolitano.

Así se convirtió San Esteban, tras la fundación canónica, en iglesia colegiata y los primeros canónigos ocuparon solemnemente sus cargos. El duque entregó con la primera carta de fundación la dotación, con la segunda, conocida como la "gran carta de fundación", regulaba hasta el más mínimo detalle la vida, los derechos y las obligaciones de los canónigos. El se ocupó también personalmente de la cuantiosa dotación de su fundación.

Todos los miembros del cabildo tenían obligación de residencia. La sede del cabildo era la iglesia de San Esteban completa, el duque determinó la galería occidental como casa del cabildo. El coro central era el lugar de oración común. La distribución de asientos estaba determinada exactamente. Aquí estaba también la silla del preboste. Un distintivo especial era el privilegio de poder utilizar todas las insignias pontificales, incluyendo el báculo pastoral, algo que apenas se concedía en la Edad Media a los prebostes seculares. Pero esta concesión del rango de príncipe para el preboste pretendía demostrar tanto el poder ducal como su alto rango.

El obispo de Passau Albert II no tuvo más remedio que aceptar los hechos ya consumados.



El duque Rudolf IV no había traído ningún obispo a Viena pero sí un gran número de clérigos de alto rango dirigidos por un preboste que podía utilizar la mitra en las misas solemnes como un obispo.

Sin embargo, el destino del cabildo de colegiata de Todos los Santos corrió una suerte cambiante ante todo  a partir del momento en que se habían satisfecho todos los deseos y en Viena residía realmente un obispo.

Fuente: Hoja parroquial de la parroquia de San Esteban, 56° año /N°. 2, diciembre 2000